DAILY MERCADOS

17
Cruces dentro del oficialismo por el acuerdo con el FMI

La interna política dentro de la coalición gobernante se hace evidente una vez más con las diferencias entre los funcionarios oficialistas con respecto al acuerdo con el FMI. La ruptura más fuerte llegó ayer con la renuncia de Máximo Kirchner a la presidencia del bloque de Frente de Todos en la Cámara de Diputados. El hijo de la vicepresidenta hizo pública una carta en donde expresó su decisión al no compartir la visión del equipo que llevó adelante las negociaciones con el FMI ni los resultados que se obtuvieron. Además, no dejó de criticar el acuerdo ‘Stand by’ firmado en 2018 e hizo referencia (al igual que la última carta de CFK) a los supuestos fines políticos del programa. El líder de la Cámpora dejó en claro que la decisión de acordar con el Fondo fue tomada de forma exclusiva por el gabinete económico que responde de forma directa al Presidente de la Nación. En este marco, destacó que no acompaña el proyecto “decisivo en términos del presente y los años que vendrán” y criticó la forma en que fue comunicado. No fue una negociación dura ni es posible hablar de beneficios del acuerdo, aclaró.

La respuesta de Martin Guzmán fue inmediata. El Ministro de Economía habló de la mejor alternativa posible y un acuerdo “razonable” en negociaciones donde “se hizo todo lo que se pudo hacer”. ¿La alternativa? Romper con el FMI y entrar en default (con un BCRA escaso de divisas) que implicaría un escenario disruptivo abriendo la puerta a “una seria crisis de empleo que empeoraría la inflación”. Alberto Fernández, por su parte, aseguró que más allá de las diferencias con CFK, las decisiones las toma él. La renuncia de Máximo Kirchner da comienzo a un nuevo capítulo de la saga política. Por un lado, el enfoque más moderado y racional de Guzmán y por el otro una postura más dura y de ruptura con el FMI. Por lo pronto, el silencio de CFK alimenta la incertidumbre.

Deuda en dólares: Un rebote fugaz

Una nueva crisis dentro del oficialismo implica un mejor escenario para la deuda en el largo plazo (más allá del 2023). No obstante, las tensiones en lo político agregan una cuota importante de incertidumbre y esto ya se ve reflejado en las cotizaciones. El optimismo tras el anuncio del acuerdo con el FMI pierde fuerza a medida que escalan los ruidos políticos. De esta manera, tras un rebote fugaz en las últimas dos ruedas (+9.8/+11.9%), los globales argentinos retoman los rojos esta mañana. Las pantallas del exterior muestran bajas de entre -1.4% y -2.6%.

¿Cuáles son los títulos más defensivos? La mayor tasa corriente (‘Current Yield’) de los Old Indenture pierde su atractivo considerando el escenario de un Gobierno más duro. Recordemos que un contexto de “no acuerdo” e incumplimiento con el FMI complica el pago de los vencimientos de la deuda privada en los primeros años. En este marco, esperamos una compresión del spread entre los 35s y 41s.  Recordemos que el gap entre los 35s y los 41s saltó hasta US$ 4.92 (+US$ 0.34 1D; +US$1.13 5D) con la expectativa de arreglo con el Fondo. El gap se ubicó en su mayor nivel de los últimos cinco meses, alejándose del piso momentáneo que tocó a principios de mes. Incluso se ubicó por encima del 10D-MM (US$ 3,99) y superando el 30D-MM (US$ 3,61).

Las acciones argentinas avanzan a paso firme

El índice bursátil argentino continúa su veloz avance, volviendo a superar los 400 puntos, en lo que fue una jornada de rendimientos extraordinarios. Puntualmente alcanzó los 406 puntos (+2,41%; +10 puntos 1D) medido en dólares norteamericanos, y se ubica a 5 de cierre de fin de año. En dos rondas acumula una suba de 33 puntos tras el comunicado del Gobierno Nacional sobre un acuerdo con el FMI. Queda por verse si el impulso se mantiene frente a la renuncia de Máximo Kirchner a la presidencia del bloque de Diputados, en una muestra de disidencia dentro de la coalición oficialista e inestabilidad política.

En cuanto al volumen operado, fue la segunda ronda con más actividad del mes con un saldo de $1.642M (vs $1.909M el viernes). Así, la media se ubicó en $914M, finalizando como el mes con menor actividad de los últimos seis. Respecto de las variaciones de precios, la fecha fue a puro verde. Las grandes ganadoras fueron EDN saltando +16,79%, TRAN trepando +14,31% y CEPU valorizándose 12,56%. Para el cierre del mes, TGSU2, YPFD y CEPU quedaron en el podio con ganancias de +24,24%, 23,55% y 18,58% respectivamente. Las acciones de peor desempeño fueron MIRG con -8,42%, CVH con -3,91% y HARG con -2,48%. Por último, el sector que más creció en enero fue el de utilidades y energía con un +15,58%, y lo siguió Real Estate con +13,88%. Contrariamente, el de consumo discrecionario fue el más perjudicado con -7,71%.

En relación a los papeles argentinos en los paneles del exterior, la jornada pasada también fue excelente, con 19 de los 20 papeles al alza y una suba promedio de +4,2%. EDN tuvo una performance increíble, ascendiendo +18,5% para situarse en los US$5,6. Detrás la siguieron GLOB, cotizando US$255,1 (+10,7%) y MELI con un precio por acción de US$1.132,0 (+7,9%). En el plano mensual, sin embargo, GLOB y MELI fueron las que mayor capitalización perdieron con -18,8% y -16,1% cada una. BIOX fue la tercera del podio negativo habiéndose despedido del -9,5% de su cotización. Por el contrario, DESP, VIST (que la jornada pasada fue la única en no incrementar su precio) e YPF fueron las grandes vencedoras, anotándose +21,0%, +17,3% y +12,8% respectivamente.

Enfocándonos en los CEDEARS, el volumen volvió a caer notablemente hacia los $3.274M (vs $4.711M el viernes). Este fue el nivel más bajo registrado desde la salida de los certificados de ETFs el 18 de enero. De esta manera, el volumen promedio cerró en $3.431M y finaliza como el segundo más operado, justo por encima de octubre pero por debajo de noviembre. Los ETFs acumularon $489M del saldo operado, representando su nivel más bajo desde su emisión. Este valor equivale al 15% de las operaciones en CEDEARS y al 10% del total de operaciones en renta variable. Los fondos más populares han vuelto a ser el SPY y DIA, acompañados por QQQ.

En lo que concierne a las variaciones de precios, las pantallas del exterior mostraron una buena performance también. Por el lado de los certificados de ETFs, únicamente el DIA sufrió una caída de -0,37%. Los verdes los signaron ARKK con +9,54%, IWM con +3,57% y QQQ con +3,54%. Por el lado de los certificados de acciones, los premiados fueron TSLA alzándose +11,64%, NFLX recuperando +11,24% y AMD sumando +9,87%. Las bajas fueron para PFE con -3,05%, VALE con -2,02%y V con -0,83%.

Nuevo mes, ¿nuevo comienzo?

Números mixtos para Wall Street. Mientras el Nasdaq arranca positivo avanzando levemente +0.03%, el DJIA y el SPX no logran pasar la página. El primero retrocede -0.22%, mientras que el segundo le sigue con -0.20%. Así, febrero arranca con el pie izquierdo, en medio del creciente clima de tensión en torno a la política monetaria de la principal economía del mundo. En el día de ayer, los mercados analizaron nuevas declaraciones de funcionarios de la FED: cuatro responsables del Banco Central hablaron enfatizando la necesidad de un ajuste gradual y remarcaron que los movimientos o ajustes de las tasas deberían depender de los datos. De esta forma, el organismo liderado por Powell intenta calmar las perspectivas más agresivas. En línea, el DXY Index se debilitó hasta los 96.3 puntos, mientras que los bonos del Tesoro recortaron sus rendimientos. En la mañana de hoy, el US10Y se ubica en 1.75%.

Primer día del mes repleto de nuevas ganancias. Exxon Mobil logró superar la ganancia por acción esperada por el mercado marcando un EPS de U$S 2.05 (vs 1.93 est.). Sin embargo, no pudo con los ingresos trimestrales, que quedaron por debajo de las expectativas (U$S 84.9b vs U$S 85.01 est.). A pesar de esto último, en el pre market de hoy, las acciones de la petrolera saltaban +1.5%. Para hoy: llegan algunas de las más esperadas. El turno será de Google, General Motors, Paypal y Starbucks, entre muchas otras más.

Cabe mencionar que, hasta el momento, un 34% de las empresas del S&P 500 ya han publicado ganancias, y el 78% de ellas reportaron cifras por encima de las expectativas del mercado.

Después de anotar el enero más fuerte en varias décadas, el mercado del crudo espera ansioso la reunión de la OPEP+ de mañana. No es para menos, la organización de productores de petróleo tendrá que definir si continúa con el aumento de producción de 400.000 barriles por día o, por el contrario, finalmente establece una cifra mayor. Con el reciente rally de precios, el cartel y sus aliados están bajo una presión cada vez mayor para aumentar los suministros. A la espera de nuevas definiciones y, en medio de las tensiones en Ucrania, el barril de crudo Brent se negocia a U$S 88,6, mientras que el WTI de Texas alcanza U$S 87.6.